Opinion Redacción junio 26, 2020 (0) (86)

EL EJEMPLO ARRASTRA

La información es poder. A más información, mejores decisiones se toman. El derecho a la información está consagrado en la Constitución Mexicana, y en casos como los que estamos viviendo con la amenaza del Covid-19 se hace fundamental que la población esté enterada de todo lo relacionado con esta.

Este jueves 25 de junio se cumplió el plazo que el pasado mes de abril estableció el subsecretario Hugo López Gatell, para el fin de la epidemia, donde auguraba que habría entre 6 y 8 mil fallecimientos, siempre y cuando la gente respetara el confinamiento, las medidas de higiene y la sana distancia. Hoy la cifra de muertos supera los 25 mil y el semáforo de contagios se mantiene en el punto más álgido.

A pesar de ello, se pasa de reclusión y restricciones a la movilidad y de cierre de negocios no primordiales a una política de “responsabilidad individual” donde la se delega en cada habitante la protección de su salud y se abren nuevamente negocios de todo tipo, centros comerciales, cines, unidades deportivas etc.

Obviamente las calles regresan a una normalidad de movilidad y la gente vuelve a tomar los espacios públicos como si lo más grave de la crisis ya hubiera pasado ¿Inconciencia o falta de información?

Desde que inicio la pandemia en México, los mensajes entre las autoridades nunca han sido claros, lejos de dar certeza a la población de las medidas a seguir y del avance del virus, han ocasionado confusión y dado pie a rumores y teorías de la conspiración, hasta un amplio sector que sigue sin creer en que sea cierto.

Entre los estados y la federación no ha habido concordia ni se ha privilegiado el diálogo por encima de los intereses políticos. La comunicación se rompe y la gente queda en medio del pleito, lo que les ha generado más dudas que certezas.

A pesar de ello se ha gastado una cantidad impresionante de dinero so pretexto de informar a la población, sin embargo, los mensajes han sido confusos y los canales de comunicación poco efectivos. Basta recordar en Jalisco el desconcierto que se tuvo con el anuncio de la “Fase Cero” y sus consecuencias, se rompió el confinamiento de un gran sector de la sociedad y el gobernador Alfaro tuvo que salir a replantear su mensaje ante el cuestionamiento de la Universidad de Guadalajara.

Asimismo, las giras y los dichos del presidente López Obrador chocan con la realidad que se vive, lo que sigue generando la desconfianza de que la amenaza del virus sea cierta, por lo que vuelvo a cuestionarme si la gente actúa de esta manera por una ausencia de mensajes claros y precisos de las autoridades.

Comparte esta publiación:

You might also like!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *